Los síntomas somáticos y su relación con la ansiedad

La somatización

El uso del término “somatización” o “síntomas somáticos” está muy extendido en el ámbito cotidiano y en el profesional. Seguramente ya habrás escuchado la frase: “estás somatizando”. Te contamos qué significa y qué relación tiene con la ansiedad. 

La somatización es el conjunto de síntomas corporales sin una causa orgánica o física aparente. Normalmente, los síntomas somáticos pueden aparecer como respuesta a un estado de estrés transitorio o por estados emocionales negativos. Lipowski, uno de los autores mas importantes en el estudio de la somatización, afirma que se trata de una tendencia a experimentar el distrés (estrés negativo) psicológico y comunicarlo a través de síntomas corporales que no pueden ser justificados por ninguna enfermedad física. Las personas que somatizan a veces niegan o no reconocen el origen psicológico de sus síntomas, porque consideran sus síntomas como parte de una enfermedad física, y por ello, buscan atención médica.

Síntomas y su relación con la ansiedad

La relación entre la mayor presencia de síntomas derivados de la somatización y la ansiedad se puede explicar a partir de la hiperactivación del SNS (Sistema Nervioso Simpático es la parte del Sistema Nervioso Autónomo, encargado de regular muchas funciones corporales en situaciones de estrés, miedo y peligro) y de sus correlatos neuroendocrinos. Se produce una mayor secreción de catecolaminas y de cortisol (hormonas relacionadas con el estrés y el miedo), que a su vez están relaciones con los síntomas inmunológicos. 

La presencia de síntomas físicos es la forma común de expresión de muchas personas de su malestar psicológico o de la ansiedad que sienten. Muchas personas somatizan a través de:

  • Dolores de cabeza (también conocidos como cefaleas tensionales)
  • Dolores musculares (Dolores de espalda, de cuello, de extremidades…), ya que por la ansiedad tensamos los músculos de forma inconsciente y se crean contracturas musculares o dolores. 
  • Dolores gastrointestinales (dolores abdominales, naúseas, vómitos, diarrea, estreñimiento).
  • Problemas relacionados con el sueño (insomnio inicial, sueño no reparador). 
  • Fluctuaciones del apetito (tener más o menos apetito). 
  • Síntomas pseudoneurológicos: mareos, desmayos, sensación de falta de energía, debilidad en el cuerpo o en partes del cuerpo específicas…
  • Síntomas relacionados con el sistema inmunitario: Herpes, llagas bucales, acné facial o corporal…
  • Otros síntomas corporales como: bruxismo (chirriar o apretar los dientes durante el día o la noche), tics motores, onicofagia (morderse las uñas), y excoriación (rasguñar, rascar, apretar, arrancar o morder la piel o los granos). 

Estos síntomas corporales tienen una causa psicológica, normalmente relacionada con la ansiedad, con las frustraciones del día a día o con estados emocionales negativos (depresión, ira, miedo…).

Ansiedad Psicólogo Málaga

Prevalencia en la población

La presencia de síntomas somáticos o la somatización puede ocurrir en cualquier etapa de la vida. Los niños somatizan en gran medida, ya que en muchos casos aún no han desarrollado estrategias para gestionar y canalizar la ansiedad o las emociones negativas por una vía correcta, y lo hacen a través de síntomas corporales (por ejemplo, dolores de barriga o de cabeza cuando están nerviosos). Algunos autores afirman que la somatización es más frecuente de los 20 a los 60 años de edad. Las mujeres suelen presentar más síntomas psicosomáticos comparado con los hombres. 

Ansiedad Psicologo Málaga

Si siente alguno de estos síntomas derivados de la ansiedad o como consecuencia de estados emocionales negativos pida ayuda a un psicólogo en Ansiedad Málaga para que le ayude a gestionar la ansiedad o las emociones negativas en su día a día de una manera correcta. 

Vote esta página

¡Si te gusta, comparte!
error